Oración a la beata ángela

Dios de toda bondad, que iluminaste a la Beata Angela, virgen, con la sabiduría de la cruz, para que reconociese a tu Hijo Jesucristo en los pobres y enfermos abandonados, y los sirviese como humilde esclava, concédenos la gracia que te pedimos por su intercesión, en esta novena.

Así también, inspira en nosotros el deseo de seguir su ejemplo, abrazando cada día nuestra propia cruz, en unión con Cristo crucificado y sirviendo a nuestros hermanos con amor. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.

Amén.
Padrenuestro, Avemaría, Gloria …
Beata Angela de la Cruz, ruega por nosotros.

Oración al Arcángel San Rafael

Oración al Arcángel San Rafael

Apelo al Arcángel San Rafael En nombre de Cristo que habita en mi corazón, apelo a ti, querido y bien amado Arcángel San Rafael; rodea y envuélveme con los ángeles de la Divina Cura. Arcángel Rafael, que la Divina Luz de la verdadera Cura, sea dirigida sobre (mí) o (nombre de la persona enferma).

Leer másOración al Arcángel San Rafael

Invocación a los Siete Arcángeles

Miguel, Miguel, Miguel, Príncipe de los arcángeles,
de los corazones agradecidos de todos brotan cantos de Alabanza.
Por tu Celestial Presencia todos en la Tierra te adoran.
Dios que vienes del Sol con todo lo que el nombre implica.

Miguel, Miguel, Miguel, que los ángeles de la Guarda
de tus legiones Celestiales vengan a liberar a todos.
Purifica, ilumina, manifiesta la gloria de la perfección de la Luz que todos pueden Ser.

Jofiel y Chamuel, Gabriel y Rafael, Uriel y Zadkiel y poderosas Huestes de Luz.
Querubines y Serafines de los Reinos de Gloria
rasgad ahora el velo que ofusca nuestra visión humana.

Benditos Siete arcángeles, pidiendo iluminación,
invocamos vuestra presencia en himnos de alabanzas a vosotros.
Mantenednos consagrados en el cumplimiento del Plan de Dios
para, con pureza, ser vuestros ministros.

Oración a los Ángeles de los Cuatro Elementos

Oración a los Ángeles de los Cuatro Elementos

Señor Dios todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Señor clemente y misericordioso, envíame a tus cuatro ángeles: el ángel de la tierra, el ángel del agua, el ángel del aire y el ángel del fuego, para que tu voluntad se manifieste en mí.

Leer másOración a los Ángeles de los Cuatro Elementos

Oración al Arcángel San Miguel

 

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

 

¡Oh!, glorioso San Miguel, Príncipe de los ángeles, guardián de la Iglesia y defensor de las Almas, te pedimos humildemente que tu auxilio nos ampare, y tu fortaleza nos defienda, para que cuando salgamos de esta vida, defendidos con toda tu ayuda del infernal dragón y sus astucias, seamos presentados limpios de toda culpa ante la Divina Majestad. AMéN.

Oración a mi ángel especial

ángel especial que siempre conmigo estás nunca te vayas lejos de mi lugar quédate conmigo para poder hablar y así hablando poderte orar y a veces poder jugar. Cúbreme con tus alas cuando me veas llorar y dame una palabra de gran amistad. Eres el ángel que siempre conmigo estás y siempre me haces poder amar. Eres el ángel más especial que he encontrado en este mundo ideal y cuando estoy triste siempre conmigo estás para hacerme reír y no verme llorar. Te agradezco por eso y por algo más porque también eres mi amigo especial que me escucha cuando mi ira empieza a hablar que me escucha cuando mis penas quiero desahogar gracias por eso y mucho más. Siempre sé que con tu ayuda podré confiar solo te pido un favor en este lugar que cuando la ira a mí quiera entrar o los celos o algo mal a mi mente quiera entrar te pido que me protejas con tu capa celestial. No me despido porque siempre conmigo estás solo yo te digo que esta oración está por terminar y terminará con una palabra especial y esa palabra tan especial es la que mí corazón quiere hablar. Se dice la palabra con la que quieres terminar

Oración a los ángeles y sus huestes angélicas

Oración a los ángeles y sus huestes angélicas

Oh Dios infinito de amor y misericordia, ante tí vengo una vez más para comulgar con tu presencia; en silencio, dentro de mi corazón, te pido que permitas a los Arcángeles y a sus huested angélicas morar en mi mundo y en el de mis hermanos, para que vivan diariamente con nosotros, como amigos y compañeros, como servidores divinos de la luz, hasta que ellos sean la presencia maestra en mi Ser. Infinitas gracias, Dios del Universo, por tu respuesta a ésta y cada llamada. Amén.

Oración por un nuevo dia

Oración por un nuevo dia

Buenos días Señor

Te doy gracias porque de nuevo amaneció en mí la vida joven de todos los días.

Te la entrego toda entera desde esta mañana que ahora comienza, no permitas que la gaste en ofensas contra ti.

Concédeme Señor ser fuerte para vencer el mal y seguir siendo amigo tuyo durante otro día más.

Es lo que quiero Señor.

 

Siempre rezarla cuando te despiertes y te llenarás de una paz espiritual impresionante.

Oración de ofrecimientos de obras

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.Señor y Dios mío, te doy gracias, Dios mío, por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida. Te ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día. No permitas que te ofenda y dame fortaleza para huir de las ocasiones de pecar. Haz que crezca mi amor hacia ti y hacia los demás.

Oración de la Noche

Oración de la Noche

Padre: Yo perdono a todo el que necesita mi perdón y a mí mismo, y aunque sé que en el plano espiritual no existe nada que perdonar, yo perdono porque así cambio la idea del que cree hacerme el mal. Invito a mis guías invisibles a utilizar mi sueño para yo hacer el bien en donde sea oportuno. Gracias te doy Padre Adorado.

Oración de Ibn Gabirol

Oración de Ibn Gabirol

Te busco en todas mis auroras y crepúsculos, extiendo hacia ti mis manos y mi faz.

Hacia ti clamo con el corazón sediento, como el mendigo que pide junto a mi puerta y mi umbral.

Las alturas no pueden servirte de morada, Tú resides dentro de mí.

Yo, en verdad, escondo en mi corazón tu glorioso nombre, mientras mi amor por ti rebosa hasta traspasar mi boca.

Por eso ensalzaré yo el nombre del Señor, mientras el aliento de Dios esté en mí vivo.

Oraciones a los ángeles de la Guarda

ángeles del cielo
vengan a mí
porque en el camino
yo me perdí.
ángel mío ángel mío, que me cubres con tus alas de luz divina, que son mi escudo protector y que conmigo siempre estás en todo momento y lugar. Acompáñame en mis viajes, líbrame de todo peligro o accidente, defiéndeme de mis enemigos y aléjame de todos aquellos que me quieran perjudicar. Ayúdame en mi trabajo y socórreme en mis necesidades. Gracias. Amén.
ángel de Dios,
que eres mi custodio,
pues la bondad divina me ha
encomendado a ti, ilumíname,
dirígeme, guárdame.
Amén.
ángel de Guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Ni vivir, ni morir en pecado mortal. Jesús en la vida, Jesús en la muerte, Jesús para siempre.
Amén Jesús.
ángel de Dios, bajo cuya custodia me puso el Señor con amorosa piedad, a mí, que soy tu encomendado, alúmbrame esta noche, guárdame, defiéndeme y gobiérname. Amén.
ángel de mi guarda,
mi prisionero de amor
te agradezco que me tengas
bajo tu amorosa protección.

No te apartes de mi nunca,
quiero estar contigo cada noche y cada día
aun cuando llegue el momento en que descanse
feliz al lado de Jesús y en los brazos de María,
serás tu siempre mi amada compañía.

 ángel de Dios, que eres mi custodio, pues la bondad divina me ha encomendado a ti, ilumíname, dirígeme, guárdame. Amén.
Angel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,
ni de noche ni de día.

Aunque espíritu invisible,
sé que te hallas a mi lado,
escuchas mis oraciones
y cuentas todos mis pasos.

En las sombras de la noche,
me defiendes del demonio,
tendiendo sobre mi pecho
tus alas de nácar y oro.

Angel de Dios, que yo escuche
tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo
hacia Dios, que me lo envía.

Testigo de lo invisible,
presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia,
gracias por tu compañía.

En presencia de los ángeles,
suba al cielo nuestro canto:
gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo. Amén.

Angel de la paz, ángel de la Guarda, a quien soy encomendado, mi defensor, mi padre, mi vigilante centinela: Gracias te hago, que me libraste de muchos daños y peligros del cuerpo y del alma. Gracias te hago, uqe estando durmiendo, tú me velaste y despierto, me encaminaste; al oído, con santas inspiraciones me avisaste; yo, encenagado en los vicios mundanos, no me valía de tus consejos, y como desgraciado, no me curaba. Perdóname, amigo mío, mensajero del cielo, consejero y protector y fiel guarda mía: muro fuerte de mi alma, defensor y compañero celestial. En mis desobediencias, vilezas, desvergüenzas y mis muchas descortesías que hoy cometí en tu presencia, tú siempre me ayudaste y guardaste. Ayúdame y guárdame siempre, de noche y de día, Amén.

Después se reza un Padre Nuestro y un Ave María.